martes, 11 de agosto de 2009

XIX

El aire caliente se coló por mi nariz y se instaló en mis pulmones como un cáncer.
Los aromos florecidos yacían estancados en mi tráquea,
y una nube polvorienta se anudaba al costado izquierdo de mis labios.
Me ahogaba porque las tristezas colgaban como cuerpos lánguidos desde cielo,
porque el día no susurraba tu nombre en cada respiro,
Me ahogaba porque pese a mis esfuerzos,
no podía retenerte en un último suspiro.

2 días:

Munhti dijo...

"porque el día no susurraba tu nombre en cada respiro"

De pronto habría que agradecer algo como eso... o no?

Nicand Amapola dijo...

tan romántica y suave siempre Cami, se nota el gusto x lo huidobriano. xD
siempre usas buenas rimas me gusta
te dejo besos compañera
se cuida y ánimo!