martes, 1 de marzo de 2011

No soy la reina que dejó a su rey por un alfil

A veces me gusta mirarte a los ojos y descubrir que lo que hay en ellos no es amor. Saber que sólo es deseo, ganas de morderme los labios con fuerza y escudriñar con tus manos por debajo de mi ropa.

Saber que yo te miro de la misma manera, y que te has convertido en uno de los medios para tocar el infinito con las manos. Y es que tu y yo nos reducimos a eso, no somos ni vamos a ser nunca susurros en el oído ni palabras bonitas antes de dormir. No serás ni seré tu azúcar en el café, menos alfil. No me gustas así.

Me gusta ser y que seas el cuerpo que anhelas cuando cierras los ojos, el encuentro furtivo en lugares que nadie visita, las caricias desesperadas y los besos que se olvidan con facilidad.



3 días:

perpetuo dijo...

me agrado !!! ta sexy el escrito jajaja
saludos

perpetuo dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Lau dijo...

en otras palabras

un booooootty caaaall! XD