miércoles, 11 de agosto de 2010

El fracaso amoroso


Existen ciertas personas con las que definitivamente el amor no es compatible, y yo soy una de ellas. No sé si soy yo la que tiene un ojo terrible para elegir a la gente con la cual me involucro, o en realidad la maldición que la gitana me escupió en la cara en una banca cerca del Santa Lucía surtió efecto. Si estamos de acuerdo en algo es que la segunda tiene mucha más posibilidad de ser que la primera.

Tengo que considerar además las características de la mujer en cuestión, o sea yo. Soy un merengue (sí, de esos bien dulces). Pareciese que mientras más complaciente es uno menos te quieren, así que la solución es simple: convertirme en una CABRONA con mayúscula o renunciar rotundamente a ese tipo de cosas. De todas maneras ese tú y yo, y los poemas de Benedetti que nunca regalé, saben a fracaso desde el momento en que se gestan en mi mente.


2 días:

Lau dijo...

o simplemente matar el tiempo antes de que nos mate, pasarlo bomba y decirle pico al mundo :)
Y que será será, whatever will be will be como dice la canción.

No es que no estemos hechas para el amor... el amor se tiene que ajustar a nosotras, no nosotras a él.

noesdelitoestardeacuerdo dijo...

Muy bueno.